lunes, 8 de marzo de 2010

_A las duras y a las maduras_

Se hace raro ver a una persona que hace dos semanas estaba en perfectas condiciones, incapaz de valerse por si misma. Y se hace aún más raro y más doloroso cuando se trata de una de las personas que más quieres en el mundo.

El fin de semana lo he pasado en el hospital de Gorliz con mi amama (mi abuela), que hace una semana tuvo un infarto cerebral. Al principio los médicos casi nos dijeron que nos pusiéramos en lo peor, pero amama superó las primeras 48 horas (las más críticas) sin más complicaciones. Así que ahora está en otro hospital, en el que tendrá que quedarse un tiempo para hacer rehabilitación, ya que a causa del infarto tiene el lado izquierdo del cuerpo casi paralizado. A pesar de todo, podemos estar agradecidos no solo de que haya salido, sino también de que tenga la cabeza bien, no le ha afectado ni al carácter, ni a la memoria, ni a ninguna capacidad cognitiva. Después de haber visto lo que el Alzheimer le hizo a mi otra abuela, es realmente algo de lo que estar contentos.

Los médicos dicen que tiene posibilidades de recuperar mucho. Pero aún así, cuando la veo en la cama o sentada en la silla no puedo evitar sentirme triste... Me parece tan injusto. Injusto que las personas vivamos toda una vida para acabarla viéndonos desvalidos y enfermos, con una bolsa en la que mear y unos pañales para que te lo hagas todo encima. Injusto que los últimos recuerdos que tengas de la gente a quien quieres  sean de ellos enfermos y venidos a menos y que muchas veces esos recuerdos perduren más vívidos en tu mente que los recuerdos de cuando estaban sanos...

Pero me guste o no, injusto o no... Es lo que hay. Y lo único que me importa ahora mismo, es estar a la altura y poder devolverle algo, aunque sólo sea un poco, de todo lo que ella me ha dado a mí.

3 comentarios:

  1. Animo! Un besazo enorme para ti y tus padres, ya sabes q estoy al otro lado del portatil :))

    ResponderEliminar
  2. Siento mucho leer esta entrada. Espero que tu abuela se recupere y pronto solo sea un mal recuerdo. Por desgracia también te entiendo en este aspecto.

    Cuidate, y cuidala.

    :)

    ResponderEliminar